Kirk Douglas cumplió esa promesa en 2004, en el 50 aniversario de bodas.

La pareja tuvo dos hijos -Peter y Eric- y formaron una familia con otros dos hijos -Michael y Joel- que Kirk tenía de una unión anterior con Diana Dill, a quien Anne Douglas llamaba “nuestra exesposa”.

Nacida como Hannelore Marx en una familia alemana en Hannover el 23 de abril de 1919, Anne fue enviada a un internado suizo y no quiso regresar a la Alemania de Hitler, por lo que continuó sus estudios en Bélgica, hasta que los nazis bombardearon Bruselas en 1940.

Anne huyó entonces a Francia con unos amigos, quienes, como tenía documento de identidad alemán, la empujaron a casarse con Albert Buydens para obtener la nacionalidad belga, convirtiéndose en Anne Laure Buydens.

Rápidamente Francia también fue ocupada por las tropas alemanas, pero el dominio que Anne tenía de varios idiomas le permitió trabajar para una distribuidora de películas francesa.

Después de la guerra, siguió en Francia, trabajando para el canal estadounidense NBC y luego para John Huston en la producción de “Moulin Rouge”, antes de conocer a Kirk Douglas.

Anne Douglas ha invertido mucho en obras artísticas y filantrópicas.

En particular, convenció a su esposo de subastar una gran parte de su colección de obras de arte para financiar la renovación de 400 patios de recreo en las escuelas de Los Ángeles a fines de la década de 1990.

“A menudo me he preguntado qué me hubiera pasado si no me hubiera casado con Anne”, dijo Kirk Douglas al explicar que ella lo había “salvado de la ruina” al advertirle que tuviera cuidado con su abogado.

También dijo que ella le había “salvado la vida” al negarse a que él abordara un avión que luego se estrelló.